LUBINA A LA SAL

  

” En posesión de la verdad, no hay por donde pueda venir la imposibilidad; cuando se pierde la verdad, no se ve por donde puede venir la posibilidad ”   Confucio


Ingredientes

  • 1 lubina grande de aproximadamente un Kg o dos medianas
  • Sal gruesa en una proporción de 2kg de sal por Kilo de lubina

Preparación

  1. Hacer una pequeña incisión en el vientre de  la lubina para retirar las tripas.
  2. Sin limpiarla de escamas se lava bien por dentro y por fuera.
  3. En la fuente de horno extender un  Kg de  sal y sobre ella colocar la lubina; cubrir con el otro kilo de sal y hornear a 200º C durante unos 50 minutos o hasta que la capa de sal que cubre la lubina se resquebraje.
  4. Sacar la bandeja del horno y retirar la costra de sal; limpiar la lubina retirando la cabeza y la piel y sacar las mollas del pescado.

Se puede tomar si se desea aliñada con un hilo de aceite de oliva y un poco de  la propia sal de haberla cocinado.

También sale igualmente exquisita la dorada, todo es cuestión de gustos.

 

LUBINA A LA ESPALDA

    “No basta decir solamente la verdad, mas conviene mostrar la causa de la falsedad”     Aristóteles


Ingredientes

  • Una lubina por comensal cortada en filetes (pedir en las pescadería que las preparen)
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Unas guindillas (al gusto de cada cual)
  • Unos dientes de ajo

Preparación

  1. Poner la plancha a calentar y una vez caliente engrasar con aceite y sobre ella ir colocando los filetes de lubina (previamente salados  por ambas caras) con la parte de la piel sobre la plancha; dejar que se asen lentamente.
  2. Dar la vuelta a los filetes de lubina para que se cocinen y se marquen por el lado de la carne.
  3. Mientras en una sartén pequeña con 1/2 vasito de aceite poner a freír los ajos laminados y la guindilla picadita; controlar que los ajos se doren pero que no se quemen.
  4. Servir los filetes de la lubina en cada plato y condimentar con el aceite donde se han dorado los ajos y la guindilla.